Importantes hallazgos sobre las marcas y su impacto económico en diferentes economías del continente fueron discutidos en El impacto económico de las marcas en América Latina, mesa redonda organizada en Caracas por la Asociación Interamericana de propiedad Intelectual (ASIPI), la International Trademark Association (INTA) y el Colegio Venezolano de Agentes de Propiedad Industrial (COVAPI).

La data, emanada del Estudio sobre el Impacto Económico de las Marcas en cinco países de Latinoamérica (México, Colombia, Perú, Chile y Panamá), realizado por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), deja ver, entre otros resultados, que los sectores intensivos en marcas de estos países, según los indicadores marcas/empleo y marcas/ventas, tienen una importante coincidencia con los sectores más frecuentes en el registro internacional.

El panel de expertos integrado por los abogados Luis Alejandro Henríquez De Sola, secretario de ASIPI; Cástor González Escobar, especialista en la materia, Matías Pérez Irazabal, presidente del COVAPI, y Jacqueline Moreau, delegada nacional de ASIPI; expresa que este estudio deja sentada la importancia de impulsar en Venezuela el diseño de políticas públicas en materia de propiedad intelectual, normativa y criterios acordes que permitan generar inversión, fomentar la innovación y desarrollo económico nacional y atraer inversión extranjera relacionada con la “Economía Creativa”.

En cuanto a la situación la protección de los derechos intelectuales en el país, Henriquez De Sola, quien participó en el estudio, señaló la relevancia que para los emprendedores venezolanos ha adquirido el registro de su obra.

Por su parte, el panelista Cástor González Escobar, se refirió al hecho de que por la resistencia a entregar estadísticas y por el desinterés en promover la innovación y la actividad creativa, Venezuela quedó fuera del último Índice Global de Innovación que anualmente prepara la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en este caso el de 2017, siendo que en la medición de 2016 quedó relegada al puesto 120 de 128 países que participaron en el estudio.

“Urge promover la innovación y la creatividad como política pública para superar la crisis y reinsertarnos en la modernidad de la que salimos desde el año 2006, cuando volvimos a la aplicación de una legislación vetusta y desadaptada a las realidades y retos que impone el Siglo XXI”, señaló González.

Cabe destacar que el gremio de practicantes en materia de propiedad industrial ha trabajado constantemente desde diversos escenarios en la promoción de una reforma de la Ley de Propiedad Industrial moderna y adaptada a los tiempos vigentes y a los compromisos internacionales de Venezuela.

De allí que esta mesa redonda constituya un esfuerzo más por promover la importancia que tiene la protección adecuada de los derechos de propiedad intelectual, ya no como algo lejano y abstracto, sino con cifras y ejemplos concretos derivados del impacto que particularmente tienen las marcas en la economía.

Por su parte, el Dr. Mario Massone, asesor de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Asamblea Nacional y coordinador de la mesa técnica donde se discute la reforma a la Ley de Propiedad Industrial, reafirmó el compromiso de la comisión en culminar en este periodo legislativo un proyecto de ley para su debida discusión por parte de la Asamblea.

Nota de Prensa

Anuncios