El sábado 11 de agosto, el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, anunció el estado de emergencia que se decretó en la capital producto del flujo migratorio de ciudadanos venezolanos.

Rodas afirmó que esta decisión va acorde a la tomada por el Gobierno Nacional días atrás. La medida tiene como objetivo facilitar “los recursos económicos y humanos para atender el efecto migratorio de países hermanos”, explicó.

Según indicó, el decreto permite que los ciudadanos migrantes pasen hasta cinco días en centros temporales de tránsito municipales, donde se les proporcionará alimentación, vituallas y cuidado.

Pasados los cinco días, “existen otros mecanismos que se pueden articular con el Gobierno”, señaló el Alcalde a los medios de comunicación. “Estamos haciendo las cosas de manera responsable con total apego a la normativa”, acotó.

Con información de EcuadorTV

Anuncios