José Dionisio Solórzano

Cogito ergo sum: “Sobre el CNE” por José Dionisio Solórzano

Ya se acordó la conformación del comité de postulaciones como paso esencial para el nombramiento de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), lo que significa un logro fundamental en la dirección para destrancar el juego político venezolano.

Esta iniciativa se concreta más allá de las voces radicales, las cuáles rechazan la materialización de elecciones, y esbozan por ello sus argumentos en algunos casos válidos y en otros no tanto. Sin embargo, se está cimentando un camino electoral para la resolución del conflicto venezolano.

La conformación del comité de postulaciones fue un éxito para las fuerzas democráticas del país. La correlación 5×5, es decir igual número de representantes para el Psuv como para los demócratas, es una hazaña que debe aplaudirse, porque nada impedía que los acólitos de Maduro se apoderaran de 8 ó 9 puestos e incluso de los 10 integrantes del comité.

Además, la posible designación de 2 miembros principales del CNE propuestos por el Psuv y de 2 miembros principales planteados por los demócratas y un quinto que sea seleccionado por común convenio, es otro de los posibles logros de los acuerdos adelantados en aras de una solución a la crisis institucional de Venezuela.

La política hay que verla con los ojos muy abiertos. Estos pasos ejecutados sobre el nuevo CNE son aciertos políticos de la Asamblea Nacional que dirige Luis Parra, y negarlo sería una tontería; la sola presencia de Stalin González (Un Nuevo Tiempo), Luis Aquiles Moreno (Acción Democrática) y Ángel Medina (Primero Justicia) en el Palacio Federal Legislativo junto con los enviados del Psuv y Franklin Duarte, primer vicepresidente de la Directiva de la AN de Luis Parra, fue un triunfo de orden político.

La tesis proelectoral gana terreno en el seno de todas las agrupaciones políticas. Incluso Henrique Capriles es un fuerte defensor de ir a elecciones y que Primero Justicia participe, lo que ha causado ronchas en el seno aurinegro donde los hermanos Guanipa creen en elecciones presidenciales exclusivamente.

Si somos analíticos podemos advertir que en las primeras de cambio Juan Guaidó y Voluntad Popular habían quedado fuera de la jugada; su reacción no se hizo esperar y trataron de revertir el hecho político y sacaron, cual mago debajo de la manga, el discurso de la “presión internacional”, cuando es sabido que el avance en materia del CNE tuvo que ver más con conveniencias internas que por realidades externas.

Lo cierto es que vemos a diversas agrupaciones políticas como AD, UNT, Primero Justicia, Copei, y otras más, sumadas a la idea de ir a comicios, e inclusive vemos a Juan Guaidó haciendo lo propio y empezando un recorrido nacional en lo que claramente se dibuja como el comienzo de su campaña electoral. Y la pregunta sería ¿Guaidó está encampañado por Miraflores o para repetir como diputado?

En el actual escenario solo Vente Venezuela y Alianza Bravo Pueblo quedarían en el bando abstencionistas. A todas luces la salida es electoral, a menos que aparezca un hecho sobrevenido.

Todos los caminos conducen a una elección parlamentaria este año, a una elección regional y municipal en el 2021 y a una eventual consulta presidencial a la mitad del cuestionado y actual período de gobierno.

¡Para mí, el guarapo dulce, el café amargo y el chocolate espeso!

José Dionisio Solórzano
@jdionisioss